CARTA A MI MISMA

Para mi, Carlota, y para cualquier mujer que necesite leer mis palabras.

Piensa en ti,

priorízate alguna vez.

No te excuses por cada movimiento que hagas.

No pidas perdón por pensar en ti primero, alguna vez.

No hace falta que te responsabilices siempre de los problemas de los demás.

Cuídate para poder cuidar.

Quiérete.

Abrázate.

Cree en ti, aunque te cueste. Cree en ti.

Celebra que estés aquí y ahora.

Es un milagro.

No dejes que el miedo te impida hacer lo que amas hacer,

No te pido que lo ignores.

Simplemente acepta su presencia y muévete hacia adelante igualmente.

Eres valiente.

Y no te exijas tanto.

Hay veces que no se puede hacer todo,

Acéptalo y tómate tu tiempo.

Nadie nace enseñado, estás aprendiendo durante el camino.

Intenta tener paciencia.

Quizás hayan cosas que no te gusten ahora,

y que de momento no puedes cambiar.

Pero si estás en esta situación,

es porque es necesario que aprendas una lección que te va a servir para siempre.

Cada cosa que te pasa, cada persona que te encuentras,

te enseña una valiosísima lección.

Guárdatela en el corazón.

Y nunca, nunca

dejes de estar agradecida por todo lo que tienes ahora.

Pero se que nunca dejas ni dejarás de estarlo, porque eres así.

Aprecia todo, hasta el más mínimo detalle.

Y por último,

Acuérdate de siempre buscar lo que necesites,

Dentro de ti. Porque lo tienes todo.

Carlota